Los españoles consumen 3 kilos de caramelos y chicles al año

Una bolsa de tres kilos de caramelos y chicles, esa es la cantidad que llegamos a comer en un año cada españolito de a pie. Aunque preferimos los chicles en nuestra rutina diaria.

Según un estudio de la Asociación Española de Fabricantes, cada español consume una media de tres kilos de caramelos y chicles por año, y la mayoría prefiere las gomas de mascar sin azúcar.

Así, en 2007 se vendieron 717 millones de euros en caramelos y chicles; aunque parezca mucho, España está por debajo de los tres países con más consumo de estas golosinas, Reino Unido, Dinamarca y Alemania; pero por encima de los que menos consumen, Austria, Grecia y Portugal.

La campaña se elaboró tras un estudio que establece que los caramelos y chicles están en el sexto lugar de los recuerdos de la infancia, detrás de los amigos, las bicicletas o los juegos en la calle; y por encima del pueblo, los cromos o la televisión. Aunque lo que más nos recuerda nuestra niñez, son los dulces.

Siguiendo con los estudios, otro parece ser la excusa perfecta para salirse a tomar unas cañas o vinos con los amigos de la infancia, ya que el consumo moderado de cerveza o vino mantiene los huesos más sanos y fuertes.

A partir de ahora no hará falta decir me voy a ver el fútbol o a jugar la partida; ya que un reciente estudio ha demostrado que el consumo moderado de alcohol, ha sido relacionado con una mejor densidad mineral ósea en un estudio epidemiológico realizado en hombres y mujeres de más de sesenta años de edad. Sin embargo, beber mucho, en especial bebidas de alta graduación tiene el efecto contrario.

Los investigadores del Centro de Nutrición y Envejecimiento de la Universidad de Tufts han encontrado que un consumo moderado regular de cerveza o vino es capaz de tener efectos positivos en los huesos mientras un consumo elevado de alcohol puede contribuir a la pérdida ósea.

El estudio se realizó a mujeres y hombres, tomando muestras óseas y haciendo la ingesta de alcohol diario donde la dosis moderada era un vaso de cerveza o vino y mientras que la dosis más elevada era una copa con el equivalente a 42 mililtros de licor.

Por lo tanto, según el estudio, beber de forma moderada mejora nuestros huesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *