El Guijuelo es mejor…pero se vuelve de vacío

Encuentro entre el Real Unión y el Guijuelo

Hay un refrán español que dice a perro flaco todo son pulgas…y la verdad que define muy bien lo que le pasa a este C.D. Guijuelo. En el día de ayer fue un equipo distinto, desde el minuto 1 salió a por el partido con un gran intensidad y sobre todo con actitud y con una idea de juego, a pesar de las condiciones del terreno de juego, que no eran las mejores debido a la cantidad de agua que cayó antes y durante el partido.

Ángel Sánchez, introdujo cuatro cambios en el once, Vallejo en el lugar de Taliby, Iván Pérez por Juanjo, Jonathan Martín, en el lugar del lesionado Dan y Lara por Sikorski que no fue de la partida. Además, cambió el dibujo con un 4-1-4-1.

En los primeros minutos los dos equipos buscaban su sitio en el campo, el Real Unión lo tenía claro, quitarse el balón de encima, buscar la parte izquierda para que el balón le llegara al ex del Guijuelo, Eneko Eizmendi y que el vasco inventara y creara juego. De sus botas salió el primer tanto, en el minuto 6, en una jugada con un cúmulo de errores, Eizmendi centra y Sola que llega en segunda línea fusila a Vallejo. Con el gol, el equipo local supo vivir de las rentas, mientras que el Guijuelo lo intentó con entrega y corazón pero sin apenas llegadas. Lo más claro fue un disparo de Adrián Cruz que paró sin problemas Irazusta. El Real Unión, tuvo otra ocasión clara, parecida a la primera con el centro de Cárdenas y el remate de Sola que saca Jesús Muñoz en línea de gol. A los puntos fue mejor el Guijuelo, pero al descanso nos fuimos con 1 a 0 en el marcador.

La segunda parte fue otra historia, el Guijuelo se hizo con el balón, con el control del partido y jugó durante casi todo el tiempo en campo contrario. A los seis minutos de la reanudación, Espina tuvo el gol del empate, pero su disparo ante el portero local, golpeó en el palo. Los de Ángel lo siguieron intentando y en el 61 llegó el gol de la igualada, centro de Cristóbal sobre Fekir y su disparo tras golpear en un defensa se cuela al fondo de las mallas. La alegría le iba a durar poco al Guijuelo, y el único acercamiento del equipo local a la meta de Vallejo, llegaría el 2 a 1, jugada embarullada por la parte derecha, que rechaza Vallejo, el balón le llega a Eizmendi y su disparo lo introduce Jonathan Martín en su propia portería. A pesar de todo, los visitantes lo intentaron, pero la lesión de Fekir le hizo perder presencia en el ataque.

El Guijuelo ya acumula nueve partidos sin perder, de ellos 7 desde el equipo juega con la equipación verde y verde. La situación en la tabla se complica y ya está a seis puntos de salir del descenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *