El Guijuelo sufre y gana como los grandes


Cuarta victoria consecutiva del C.D. Guijuelo que sigue sumando de tres a tres y ya suma 27 puntos en liga. Los de Idiakez se medían en el día de ayer al colista del grupo, el Burgos C.F. que como confirmaba el técnico del C.D. Guijuelo durante la semana, no iba a ser nada fácil y así se demostró sobre el terreno de juego. Los de Tomé le complicaron mucho la existencia al equipo local, pero Eneko aprovechando un buen centro de Óscar Valero, conseguiría el único tanto del parido.

En el día de ayer, se median dos equipos con dos dinámicas muy diferentes, un Guijuelo en racha y un Burgos que llegaba al Municipal con muchas necesidades.

Y eso se vio sobre todo en el terreno de juego por parte visitante, que durante todo el encuentro dejó ver su nerviosismo cometiendo muchas imprecisiones y practicando un fútbol muy directo y poco efectivo que al final le dejo sin premio.

El encuentro fue un poco trabado, con poco fútbol y sobre todo con pocas ocasiones de gol por parte de ambos equipos. Sin embargo, y quizás por su necesidad de ganar, arrancó un poco mejor el Burgos, que ya en el minuto 4 dispuso de una buena ocasión en una jugada en la que Rufino no llega por muy poco a un buen centro de Goku cuando estaba completamente solo delante del portero local. Las ocasiones del Guijuelo no tardaron en llegar y pocos minutos después una buena jugada entre Eloy e Iturralde terminaba con un disparo de Romero que sacaba la defensa burgalesa. Sería una de las pocas ocasiones del primer acto, porque al equipo de Idiakez le costaba llegar con claridad a la portería defendida por Aitor, es más, lo más destacable fue un disparo de falta botado por Jonathan Martín que se marcho alto.

Tras el descanso, el Guijuelo cambió el chip y desde el primer minuto de la reanudación fue en busca de los tres puntos. Así, ya en el minuto 56 de partido los locales iban a encontrarse con el premio del gol en una jugada de Romero, que abre a la parte derecha para Óscar Valero y el centro de este lo remata Eneko Eizmendi al fondo de las mallas.

Tras el gol, el Guijuelo cedió espacio a su rival. El Burgos, por su parte, se fue arriba en busca del gol del empate. No le quedaba otra a los de Tomé que asumir riesgos, aunque lo hicieron practicando un fútbol todavía aún mas directo buscando la velocidad de su hombre más adelantado, Rufino. El Burgos lo intentaba pero las ocasiones no llegaban y Montero no tenía que intervenir en ningún momento.

A falta de diez minutos para el final, el Guijuelo pudo matar el partido, Koeman aprovechaba un fallo de Urbano y por muy poco no supera a Aitor.

Ya en los últimos compases del partido el Burgos metió en su área a los locales con balones largos y a falta de 8 para el final Castells la tuvo de cabeza, pero su remate lo sacaba Iturralde. En el descuento, el que lo intentaba era Yahvé, pero su disparo se marchó alto. Al final tres nuevos puntos para el Guijuelo que suma cuatro victorias consecutivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *